La piómetra, es una enfermedad de índole infecciosa producida por agentes bacterianos, caracterizada por la formación de pus (inflamación de tipo purulenta, piogénica) en la matríz uterina.

Esta enfermedad afecta a gatos y perros con una edad comprendida entre intermedia y avanzada,  por cambios hormonales y desequilibrios a nivel de la progesterona que por diversas causas se encuentra aumentada en el cuerpo (secreción copiosa…).

Es característica del animal que la sufre, una ingestión desmesurada de líquidos, llegando incluso a afectar al apetito (lo que algunos compañeros llaman el “estómago lleno” en el argot de la facultad).

Se trata de una enfermedad más grave de lo que se piensa, pero de fácil tratamiento quirúrgico por extirpación mediante cirugía de ovarios y útero, pues según el estado en el que se encuentre pueden darse diversas afecciones vinculadas de manera íntima con dicha infección (peritonitis, insuficiencia renal, acumulación de toxinas e incluso muerte por shock del animal ya sea por endotoxemia, septicemia…).

El tratamiento con fármacos está destinado al animal que se desea mantener por su aptitud reproductiva.

Los signos clínicos y síntomas más frecuentes son polidipsia, poliuria, vómitos y deshidratación asociada a la poliuria causante de balance negativo entre “entrada” y “salida” de agua.

La exploración, y el control previo del animal nos permite establecer conclusiones para emitir el diagnóstico, pero son importantes métodos secundarios de exploración como son radiografías, valoración de la funcionalidad renal, recuento de leucocitos mediante análisis de sangre y lo que me parece de mayor utilidad, la ecografía.

Anuncios

La ADH, hormona antidiurética o vasopresina es estimulada por el aumento de la presión hidrostática (aumento de la proporción de solutos respecto al agua plasmática), ante un aumento de dicha presión se producen dos acciones principales:

  1. Descarga o liberación de la hormona antidiurética
  2. Excreción de Sodio (Supuestamente interviene en la reducción de solutos a nivel plasmático)

Si llegamos a un punto crítico tal como una hemorragia (perdida de agua desorbitada, aumento de la presión osmótica considerable respecto a lo anteriormente citado) entran en juego otros mecanismos, como la producción de Sed.

El punto umbral para que se produzca sed es mayor que el punto umbral para que se secrete ADH (Ambos aumentan prácticamente de forma lineal con la presión osmótica).

El Aumento de la presión osmótica se detecta mediante una estructura denominada ARCO REFLEJO NEUROENDOCRINO, supuestamente con osmorreceptores que detectan cambios en la presión osmótica, también hay osmorreceptores por ejemplo en lugares como la carótida.

Así mismo, entran en juego Órganos circunventriculares (Zonas del cerebro sin barrera hematoencefálica) que desempeñan un papel importante en la regulación del metabolismo hídrico corporal, manteniendo el balance hidroeléctrico. Estos son:

  • Eminencia media
  • Área Postrema
  • Órgano Vasculasum de la lámina terminal
  • Órgano Subfornical

El último de ellos, ante un daño, o la no respuesta de ADH, es muy sensible a la Angiotensina II. Dicha Angiotensina II actúa sobre el órgano subfornical de tal manera que influye directamente sobre la ingesta de líquido. Además la Angiotensina II es un estimulante potente para que se libere ADH que actuaría sobre la corteza adrenal estimulando la secreción de Aldosterona, que promueve la retención de agua y sales.

Los osmoreceptores son células o acúmulos celulares que se excitan ante los cambios de presión osmótica, regulan los procesos de ósmosis en el organismo, aunque ciertos doctores creen que estos receptores actúan por deshidratación.

Ante hemorragias con gran pérdida de volumen aumenta mucho la ADH, como explique antes (conforme a lo anteriormente citado también aumenta la sed). Hay una serie de barorreceptores que se encuentran a nivel cardiaco, que detectan la distensión de las aurículas, la regulación en este caso se produce por acción directa e indirecta.